No hay

No hay sueños inquebrantables, ni odiseas interminables. Tampoco hay días en los que nadie llore en este mundo, ni en el otro, ni frente al espejo del lavabo. Hay cosas que se juntan en los días adecuados, dentro de habitaciones oscuras donde la necesidad de fumarme de nuevo un cigarro regresa, imparable, danzando sobre el … Sigue leyendo No hay

Anuncios